martes, 22 de septiembre de 2009

Charles Baudelaire (1821-1867)


Invitación al viaje 


Mi niña, mi hermana,
Piensa en lo dulce
De ir allí  a vivir juntos!
Amar a placer
Amar y perecer
En el país que te asemeja!
Los húmedos soles
De aquellos cielos nublados
Albergan para mí los encantos
Tan misteriosos
De tus traidores ojos,
Que brillan a través de sus lágrimas.


Allí, todo es orden y belleza,
Lujo, calma, voluptuosidad.


Muebles relucientes,
Lustrados por los años,
Decorarían nuestra habitación,
Las más raras flores
Mezclarían sus olores
Con la vaga esencia del ámbar,
Los suntuosos techos,
Los profundos espejos,
El esplendor oriental,
Todo hablaría
al alma en secreto
En su suave lengua natal.


Allí, todo es orden y belleza,
Lujo, calma, voluptuosidad.


Ve en esos canales,
Reposar las naves
De humor vagabundo;
Vienen a saciar
Tu menor deseo
Desde el fin del mundo,
-       Los soles ponientes
Revisten los campos,
Los canales, la ciudad entera,
De jacinto y de oro,
El mundo se adormece
Bajo una cálida luz.


Allí, todo es orden y belleza,
Lujo, calma, voluptuosidad.

 



No hay comentarios.:

Publicar un comentario