martes, 4 de mayo de 2010

Yves di Manno (1954)

Perros en la llanura

la mujer sentada, no
tiene rostro, ninguna

sombra altera
el pavor de su mirada

sin cesar
sigue esa

ascesis, la inmovilidad
hace las veces de

gesto, lo que
en ella resplandece le

recuerda la blancura
de la pieza

donde reina
paciente sobre la tela

desfigurada, muda

un perro salta
y atraviesa

la llanura, el sillón está
en el ángulo (un muerto

se ha sentado en él
pero nadie lo percibe) el trigo

se recuesta
un niño

juega en el pasto
el viento borra

sus rasgos, la pluma
sangra exhumando

en el color un signo blanco

¿Son esas las llanuras esas
las Arenas? Que las mujeres

contemplan, lívidas desde
sus sillas, tras los muros

en las piezas en donde
no entra el viento? Atentas

al murmullo del niño
que dormita, a los rumores

de la jauría, a la sombra perfilada
sobre la extensión adversa

del perro que
se acerca e irrumpe

fuera del campo?

(también encontramos vasos
tazas sin

asas, teteras
invisibles mesas
para sentarse

(el paisaje no
tiene borde la materia

vuelve a surgir se revela
frágil surcada por

apliques negros y blancos

el cuadro era el mismo
Y en la habitación inversa

Vuelven los rostros
(si nunca tienen

rasgos es
porque planea sobre ellos

el peso de una
antigua sombra

Una mujer está sentada.

Un perro irrumpe.

La llanura está vacía.

El antro desierto.

En otra parte solo la noche
Le habla a la noche.

Yves di Manno: Un Pré, Flammarion, 2003.
La femme assise n’a/pas de visage, aucune/ombre n’altère/l’effroi de son regard/il n’y a pas/ de cesse à cette/ascèse, l’immobilité/lui tient/lieu de geste, ce qui/luit en lui/rappelle la blancheur/de la pièce/où elle règne/patiente sur la toile/défigurée, muette/un chien bondit/et traverse/la plaine, le fauteuil est/dans l’angle (un mort/s’y est assis mais nul/ne l’aperçoit) le blé/se couche/ un enfant/joue dans l’herbe/le vent biffe/ses traits, la plume/saigne en exhumant/ dans la couleur un signe blanc/ sont-ce ces plaines ces/ arènes ? que les femmes/ contemplent, livides sur/leur chaise, emmurées/dans les pièces ou le vent/n’entre pas ? attentives ?/ au murmure de l’enfant/qui sommeille, aux rumeurs/ de la meute, à l’ombre profilée/sur la campagne adverse/du chien qui/se rapproche et jaillit/hors du champ ?/(on trouve aussi des verres/des tasses sans/anses des théières/invisibles des tables/où l’on s’assied/ (le paysage n’a/ pas de bord la matière/resurgit se révèle/frêle sillonnée par/les aplats noirs et blancs/le cadre était le même/ et dans la chambre inverse/les visages reviennent/s’ils n’ont jamais/des traits c’est/que plane sur eux/le poids d’une/ombre ancienne/Une femme est assise./Un chien surgit./La plaine est vide./L’antre désert./ Ailleurs seule la nuit/parle à la nuit.//

6 comentarios:

  1. Gracias por este regalo, ni conocía alautor de oídas. un saludo

    ResponderEliminar
  2. Gracias a vos Pablo! Es un placer que lo puedas compartir. Otro saludo

    ResponderEliminar
  3. Qué bueno que el blog resucitó. Y qué bien que sea con Yves Di Manno, Florencia. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por animarme a seguir, Jorge.
    Esperaba que lo vieras.Me alegra que te guste.

    ResponderEliminar